Bautismo

Download (PDF, 150KB)

A los padres y madres, padrinos y madrinas de los niños o niñas que van a recibir el bautismo.

Les felicito y les doy la bienvenida por el bautismo de sus hijos. Permítanme que les recuerde lo que ustedes ya saben por su educación cristiana acerca de los sacramentos en general y del bautismo en particular.

 Los sacramentos son señales visibles de la presencia invisible de Dios en nuestra vida. Los sacramentos son momentos y signos muy especiales de encuentro con Dios en nuestra vida.

Hay que distinguir dos clases de signos:

1) Signos (como una foto) que no son más que señales; por ejemplo, de un recuerdo de algo o alguien que no está presente.

2) Signos eficaces (como un abrazo) que son más que solo signos, porque, además de simbolizar algo, lo realizan. En estos signos está realmente presente lo que significan.

Un ejemplo de la primera clase de signos:  estoy lejos de casa y lejos de mi familia. Tengo ante mis ojos una foto. Al verla, recuerdo a mi familia. La foto es un signo que me recuerda a las personas que quiero y me hace sentirlas cerca. Pero no es más que un signo como recuerdo. Esas personas queridas no están en ese momento junto a mí.

Un ejemplo de la segunda clase de signos: Regreso a casa, después de haber pasado mucho tiempo fuera. Abrazo a mi madre. Ese abrazo es una señal de cariño. Pero no es una señal que me recuerde a mi madre, como era la foto; en el signo de ese abrazo está verdaderamente presente todo el amor y la persona de mi madre.

Cuando decimos que la Eucarístía (la celebración de la Misa) es un sacramento  o un símbolo de la presencia de Jesucristo, queremos decir que está realmente presente; no como en la foto, sino como en el abrazo.

Los sacramentos son señales de la presencia de Dios en nuestra vida. Son señales de una presencia real. No solamente imagen, sino realidad. Son señales que realizan lo que significan.

En el sacramento del Bautismo y la Confirmación, a través de la señal del agua y de las palabras que nos sumergen en el amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, se hace presente la gracia y la vida de Dios que nos hace hijos suyos.

En el sacramento de la Eucaristía, a través de las apariencias de pan y vino, a través de las palabras de la consagración y a través de la comunión, del acto de comer y recibir el pan de vida, se hace realmente presente la vida de Cristo en nuestra vida para darnos la vida verdadera y eterna.

En el Sacramento de la Reconciliación, a través de las palabras de confesión y de absolución, se hace realmente presente la misericordia de Dios que nos perdona, nos cura y nos da fuerza para vivir con fe, esperanza y amor.

Al bautizar rociamos con agua, símbolo de vida y símbolo de la nueva vida. Rito del Bautismo: sumergir en el agua o derramar agua sobre la cabeza, mientras se invoca el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Bautizar significa sumergir en el agua y hacer salir del agua como un renacer, sumergir en la vida de Cristo para renacer como «una nueva criatura» (2 Co 5, 17). Se bautiza sumergiendo en el agua o derramando agua sobre la cabeza, mientras se invoca el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Cristo nos envía como envió a los apóstoles: «Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28, 19-20).

El Bautismo incorpora a Cristo y a su Iglesia; hace participar en comunidad con los demás cristianos.

La Iglesia bautiza a los niños, cuya familia va a educarlos desde pequeños en la fe, para que estén libres del poder del mal y crezcan como miembros de la Iglesia. A quien va a ser bautizado se le pide la profesión de fe, expresada personalmente -en el caso del adulto-, o por medio de sus padres y de la Iglesia -en el caso del bautismo infantil-.

 

 

PARA REPASAR EL CREDO EN CATEQUESIS DE ADULTOS (En portugués)

 

Creio em Deus Pai todopoderoso

Criador de céu e da terra,

E em Jesus Cristo, seu único Filho, nosso Senhor

Que foi concebido pelo poder do Espírito Santo;

Nasceu da virgem Maria;

Padeceu sob Pôncio Pilatos,

foi crucificado, morto e sepultado.

Desceu à mansão dos mortos;

Creio no Espírito Santo;

na Santa Igreja católica;

na comunhão dos santos;

na remissão dos pecados;

na resurreição da carne;

na vida eterna.

Amém

 

  • CREIO EM DEUS PAI TODOPODEROSO

Crer em Deus não é somente crer que Deus existe. Crer emDeus comporta confiar nele sempre, mesmo nas adversidades; viver en ação de graças, mesmo nas adversidades; reconhecer ao mesmo tempo a grandeza de Deus e a dignidade de todos os homens,criados à imagem de Deus; e usar corretamente as coisas creadas por ele.

Chamamos a Deus Pai, porque asim nos ensinou Jesus, que rezaba dizendo ”Abba, meu Pai e minha Mãe, que estás no céu, que estás na vida, que estás dentro de mim…”

Deus é todopoderoso e todo misericordioso. A sua onipotência semanifesta ao criar o mundo e o homem por amor; mas sobretudo na Encarnação e na Resurreição de Jesus Cristo, e no perdão dos pecados.

CRIADOR DE CEU E DA TERRA

Deus conserva no ser a sua criação e a sustenta.Deus nos esta criando em cada momento.

Crer en Deus Criador não comporta rejeitar a evoluçãoIsta acontece dentro da ação de Deus que cria e conserva.  

  • E EM JESUS CRISTO, SEU ÚNICO FILHO, NOSSO SENHOR;

“Nunca ninguém viu Deus, diz o evangelho, só o Filho unico, que está no seio do Pai, o deu a conhecer” (Jn 1, 18). Jesus é Cristo, quer dizer, é o Enviado para revelarnos o Pai e para nossa salvação. Jesus Cristo é o rosto visivel de Deus invisível

  • Que foi concebido pelo poder do Espírito Santo

Na festa e Natal celebramos o misterio da Encarnação e o misterio da nova vida en cada nascimento humano. Quando as vidas do pai e da mae se unen para engendrar uma nova vida, o Espirito Santo envia um soplo de vida divina no interior dessa nova vida para que seja semeia de vida eterna ate a depois e mais allá da morte. No caso da concepção de Jesus, é o mesmo Deus o que se encarna no seio da gravidade de Maria para que nasca dela Jesus Cristo, verdadeiro Deus e verdadeiro homem

 

  • Padeceu sob Pôncio Pilatos, foi crucificado, morto e sepultado. Jesus Cristo pasºo hacidnod bien, anunciando el Reinado de Deus, curando a enfermos de cuerpo y espíritu y dando esperanza de vida eterna. Os dirigentes religiosos no comprendieron o mensagem de Jesus e entregaron-lo ao poder politico para su condenaciºon
  • Desceu à mansão dos mortos;

Con esta expresión simbólica y poética se quieren decir, sobre todo, tres cosas> 1) que Jesus descendió al abismo de la mayor soledad humana ante la muerte, 2) que verdaderamente murió, no fue una muerte fingida 3) Que su muerte es al mismo tiempo su entrada en la vida definitiva, en la vida divina que vence a la muerte.

  • REIO NO ESPÍRITO SANTO;

El Espíritu Santo es el mismo Dios como Espíritu de Vida, de Sabiduría y de Fuerza. Es el espíritu de Dios Padre, Espíritu de Verdad y Sabiduría. Es el Espíritu de Jesús Resucitado y vivo para siempre que viene a nosotros para darnos vida. Es el espíritu que realizó la Encarnación y la Resurrección de Jesucristo. Es el Espíritu que mora en nosotros dándonos vida eterna.

  • na Santa Igreja católica;

Creeer en la Iglesia quiere decir creer en el Espíritu Santo que nos reune en la iglesia, en la comunidad que confiesa su fe diciendo, no solamente “yo creo”, sino “nosotros, nosotras creemos”.

  • na comunhão dos santos;

La “comunión o comunicación de las cosas santas” significa que todos los fieles comparten la bendición y la gracia y dones del Espíritu Santo, que circulan (como la sangre) por todo el cuerpo de la iglesia. También circulan sin cesar por la corriente de vida del Espíritu Santo nuestras oraciones; rezamos unos por otros, rezamos por los difuntos y con los difuntos, ellos rezan por nosotros y Dios nos bendice y envía su gracia todos.

  • na remissão dos pecados;

Creemos en el envío continuo del Espíritu Santo para que reconozcamosnuestras heridas y pecados y, para que creamos en el perdón, lo pidamos y lo recibamos.

  • na resurreição da carne; na vida eterna.
  • La resurrección de la carne no es volver a recuperar el cuerpo de antes de la muerte, sino el nacimiento para la vida definitiva dentro de la vida de Dios. La vida etr4na no es una prolongación indefinida de esta vida, sino la verdadera y definitiva vida. La muerte físicano suprime nuestra vida, sino la transforma y nos da a luzcomo cuerpo glorioso para vivir en la Vida de la vida.
  • Amém

Amén siginifica dos cosas; Así es y así sea. Así es, es decir, así lo creo. Así sea, es decir, que yo viva de acuerdo con esta fe. Al dar la comunión, dice el celebrante; “Elcuerpo y la vida de Cristo”. Respondemos: Amén. Ese amén sigbnifica: Así es como tú dices y así lo creo yo. Que así sea, que me convierta en vida de Cristo para los demás, que me transforme y me convierta en la vida que recibo.