Pastoral latinoamericana

NAVIDAD, NACIMIENTO, ESPÍRITU SANTO

ご降誕

Jesús es verdadero hombre (nacido de mujer)
y verdadero Dios
(nacido por obra y gracia
del Espíritu Santo)

A la luz de este nacimiento,
se comprende lo que ocurre
en cada nacimiento humano.
La criatura que viene al mundo
se forma en el interior de la madre
cuando el Espíritu de Vida
infunde un soplo de vida
en la semilla que anida en su seno
acogida por ella.
Por obra y gracia del Espíritu
nacemos de mujer.
El misterio de Navidad
ilumina la maravilla
de cada nacimiento.

イエスの誕生物語は
信仰の立場から書かれています。
その物語をとおしてイエスとは誰であるのか、
そして神はどのように現れ、
どこに見出されるのか
ということが伝えられます。

イエスの誕生は例外的であったというよりも、
すべての誕生にみる不思議な謎は
この誕生に照らして解き明かされます。
どの子でも親から生まれると同時に、
聖なる息吹によって生まれるのです。

マタイ福音書に現れているように、
ヨセフはイエスの遺伝の親ではありませんが、
イエスこそ我々の間に現れた神ご自身であす。
どこに神が現れるのか
ということが伝えられるようになるのです。

マリアの妊娠がわかって戸惑っていたヨセフは
身使いが現れる場面をマタイが描いたのですが、
そのときのみ使いの言葉を次のように
置き換えることができましょう。
「ヨセフよ、心配するな、この妊娠は
神の息吹によって見守られています。
どんな事情によって身ごもったにしても聖霊によってみ守られ、
神の力と導きによってその誕生が見守られています。

COMUNICACIONES

Atendemos consultas personales y acompañamiento de la vida de fe, de 14:00 a 16:00 los martes, miércoles y jueves.

Atendemos consultas pessoais e acompanhamento da vida de fé, de 14:00 às 16:00 as terças, quartas e quintas feiras.

Teléfono: 03-5759-1061

Enlaces (links) con otras webpages:

http://www.juanmasia.com/

http://d.hatena.ne.jp/jmasia/

 

LA ALEGRÍA DEL AMOR

Guía para leer la exhortación del Papa Francisco sobre amor y familia

Francisco pide a la Iglesia que vaya al encuentro de la gente allí donde esté, tenga en cuenta las complejidades de su vida y respete la conciencia que discierne y toma decisiones morales. Esta exhortación reflexiona sobre la vida familiar para dar aliento a las familias. Dos preocupaciones centrales son: proponer el ideal cristiano de familia y acoger a las familias heridas que sufren por no responder a ese ideal.

El Papa expone la enseñanza de la Iglesia sobre matrimonio y familia, urgiendo a la Iglesia para que valore las situaciones en que vive la gente e insiste mucho en el papel de la conciencia personal y el discernimiento pastoral. a la hora de ayudar a tomar buenas decisiones. Ante todo,  ayudar a todas y cada una de las familias, sobre todo a las más vulnerables, a experimentar el amor de Dios y a sentirse acogidas en la Iglesia. Todo esto requiere “nuevos caminos pastorales” (Amoris laetitia, AL, n.199). Se resumen en los diez puntos siguientes:

  1. La Iglesia necesita entender a las personas en toda su complejidad. La Iglesia tiene que ir al encuentro de la gente, allí donde esté. Los pastores deberán “evitar los juicios que no tengan en cuenta la complejidad de las diversas situaciones” (296). “Las personas no pueden ser encasilladas en rígidos esquemas que no dejen espacio al discernimiento personal y pastoral” (298).. Hay que invitar a vivir el Evangelio, pero también acoger misericordiosamente a las personas reconociendo sus dificultades; no “creer que todo es blanco o negro” (305). No aplicar leyes morales “lanzando piedras sobre la vida de las personas” (305). Ante todo, cercanía, comprensión, compasión y acompañamiento.
  2. El papel de la conciencia es primordial en la toma de decisiones morales.“La conciencia de las personas debe ser mejor incorporada en la praxis de la Iglesia en aquellas situaciones que no encajan con nuestra comprensión del matrimonio” (303). No olvidemos la enseñanza tradicional sobre la conciencia, árbitro definitivo de la vida moral. La Iglesia está “llamada a formar conciencias, pero no a pretender sustituirlas” (37). La Iglesia ayuda a formar las conciencias, pero la conciencia tiene que ir más allá de juzgar lo que está o no de acuerdo con las normas, ha de reconocer con “una cierta seguridad moral” lo que Dios nos pide en la situación concreta (303). Los pastores ayudan no solo a conocer las normas, sino a practicar el “discernimiento”, es decir, a tomar decisiones responsables en conciencia en un clima de oración (304).
  3. Los católicos divorciados y vueltos a casar deben ser reincorporados de manera más completa en la Iglesia. Tengamos en cuenta su situación, valorando los atenuantes, aconsejándoles en el fuero interno (es decir, en conversación entre el sacerdote y la persona o la pareja), respetando siempre la decisión última sobre su grado de participación en la Iglesia, que debe dejarse a la conciencia (305, 300). Las parejas divorciadas y vueltas a casar han de sentirse en la Iglesia. “Ni están excomulgadas ni deben ser tratadas como tales, porque integran en todo momento la comunión eclesial” (243).http://latin-pastoral.ctic.jp/la-alegria-del-amor-2/

 Ver más

 

NUESTRO BLOG

Obispos japoneses ante el peligro nuclear

Mensaje de la Conferencia episcopal japonesa dirigido a todos los pueblos del mundo, habitantes de la casa común de nuestro planeta.

Propuesta de la Iglesia Católica en Japón, cinco años y medio después de la desgracia de la Central Nuclear Número Uno de Fukushima, para pedir la abolición de las centrales nucleares.

Prólogo

El 11 de Marzo de 2011 un tsunami, provocado por un terremoto de gran magnitud en el Este de Japón, provocó en Fukushima un desastre en la Central Nuclear Número 1 , gestionada por la empresa Energía Eléctrica de Tokyo. Ocho meses después, el 8 de Noviembre de 2011, la Conferencia Episcopal Católica de Japón publicó un mensaje en Sendai, Provincia de Miyagi, dirigido a todo el pueblo japonés, titulado:  “Por la supresión inmediata de las centrales nucleares: Nuestra reacción ante la tragedia provocada por el desastre de la Centra Nuclear Número 1 de Fukushima”. Nuestra intención era  poner de manifiesto desde un punto de vista católico el peligro de las centrales nucleares y hacer un llamamiento para pedir su supresión. A la vista del perjuicio inmenso causado por el desastre de Fukushima y teniendo en cuenta  que Japón padece frecuentemente terremotos severos que conllevan el peligro de tsunami de mucha altura, llegamos a la conclusión de que se impone urgentemente el cese inmediato de todas las centrales nucleares.  Incluso hoy día, las persoas habitantes de la zona de Fukushima padecen consecuencias económicas, sociales y emocionales como consecuencia de aquel desastre y no se prevé a corto plazo el fin de sus sufrimientos. Además, como se ha venido denunciando desde hace mucho tiempo, todavía no se ha hallado el modo de deshacerse por completo de los residuos radioactivos. A pesar de todo ello, el gobierno japonés ha comenzado a volver a poner en actividad los 48 reactores nucleares que habían sido parados después del desastre de Fukushima. El gobierno aduce el pretexto de que se han cumplido las inspecciones de seguridad. También se ha vuelto a poner en marcha el trabajo para construir nuevas centrales, que había sido interrumpido, y se están acelerando los pasos para facilitar la exportación de tecnología de energía nuclear a otros países.  Aunque no sea habitual que la conferencia episcopal de un país se dirija al mundo entero mediante un mensaje público, la experiencia  que Japón ha vivido en estos cinco años y medio tras el desastre de Fukushima nos ha convencido de que debemos informar al mundo entero de los peligros que amenazan  por las centrales nucleares y hacer un llamamiento para su abolición.

Ver más