Pastoral latinoamericana

IGLESIA EN EL MUNDO

COMUNICACIONES

Atendemos consultas personales y acompañamiento de la vida de fe, de 14:00 a 16:00 los martes, miércoles y jueves.

Atendemos consultas pessoais e acompanhamento da vida de fé, de 14:00 às 16:00 as terças, quartas e quintas feiras.

Teléfono: 03-5759-1061

Enlaces (links) con otras webpages:

http://www.juanmasia.com/

http://d.hatena.ne.jp/jmasia/

PALABRA DE VIDA

PAN DE VIDA

14 de Junio, 2020

JUNTOSEL DOMINGO

CELEBRACIÓN DEL CORPUS CHRISTI, cuerpo glorioso y vida de Cristo resucitado.

 LECTURA DE LA CARTA DE SAN PABLO A LOS CORINTIOS (10, 16-17).

 “El cáliz de bendición que bendecimos, ¿no significa la solidaridad con la sangre y vida del Mesías Enviado? Ese pan que partimos, ¿no significa solidaridad con el cuerpo del Mesías Enviado?  Como hay un solo pan, aun siendo muchos formamos un solo cuerpo, pues todos y cada uno participamos de ese único pan. “ 

.LAS REUNIONES DE ACCIÓN DE GRACIAS: LA EUCARISTÍA DE LAS PRIMERAS COMUNIDADES (Hechos 2, 42-47)

Perseveraban en la escucha de la enseñanza, la comunidad de vida, el partir el pan y las oraciones. Todo el mundo estaba impresionado por las señales que los apóstoles realizaban. Los creyentes vivían concordes, tenían todo en común; compartían y repartían sus bienes. A diario iban el templo, partían el pan en las casas y comían juntos alabando a Dios de corazón y con alegría; el pueblo los veía bien; cada día se agregaban al grupo los que entraban por este camino de salvación del Señor.

LECTURA DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (6, 51-58)

 Aquí está el pan que baja del cielo, para comerlo y no morir. Yo soy el pan vivo bajado del cielo: quien come pan de este vivirá para siempre. Pero, además, el pan que voy a dar es mi propio cuerpo, para que el mundo viva. Los dirigentes judíos se pusieron a discutir acaloradamente. -¿Cómo puede este darnos a comer su cuerpo? (No entendían que hablaba de su cuerpo resucitado). Jesús les dijo: Os aseguro que si no coméis y bebéis la vida de este Hombre no tendréis vida en vosotros. Quien come y bebe mi vida tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día.  

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

MEDITACIÓN Y CATEQUESIS SOBRE LA EUCARISTÍA

Los sacramentos son lugares, tiempos y acciones litúrgicas de encuentro con Dios. Un sacramento es una señal visible de la comunicación de la gracia invisible.

En los sacramentos recibimos la bendición de Dios y somos enviados a bendecirnos mutuamente en la vida de cada día. El Señor nos da su paz, nos reconcilia, nos pacifica, nos da vida, y nos encarga la misión de reconciliar, pacificar y darnos vida unos a otros. Jesucristo, Dios hecho hombre, es el sacramento de nuestro encuentro visible con el Dios invisible.

La vida de la Iglesia prolonga el cuerpo, la vida y la misión de Jesucristo. La vida de la Iglesia es toda ella sacramental, es decir, la vida de la Iglesia es toda ella un sacramento, un lugar y una comunidad donde nos encontramos con Dios.

 El “sí”de Dios a nosotros y nuestro “Sí” a Dios

Jesucristo es, como dice san Pablo, el “Sí” de Dios a la humanidad.(Ver 2 Corintios 1, 15-32). En los sacramentos recibimos ese “Sí” de Dios y le respondemos dándole nuestro “Sí” a Dios. De este modo, los sacramentos son bendición y promesa. Recibimos agradecidos la bendición de Dios, le prometemos bendecirnos unos a otros y le pedimos la ayuda de su gracia para ello.

Por ejemplo, en el bautismo, la confesión de fe es nuestro “Sí”a Dios. En el matrimonio, el “Sí” de la promesa de los novios, es al mismo tiempo, un “Sí” a Dios, prometiéndole ser fieles los esposos mutuamente.

Los sacramentos, tal como los explica el Catecismo de la Iglesia Católica son: A) Sacramentos de la iniciación cristiana: Bautismo Confirmación, .Eucaristía. B) Sacramentos de sanación: Reconciliación, Unción de los enfermos. C) Sacramentos al servicio de la union de la comunidad: Matrimonio y Órdenes sagradas

En la liturgia de los sacramentos se usan palabras,gestos y acciones simbólicas de bendición (el agua, el aceite, la señal de la cruz para bendecir perdonando, el pan y el vino que se consagran, etc...)

Una aclaración sobre los símbolos: Hay que evitar dos maneras exageradas de entender los símbolos:

  • no se deben entender como si no fueran más que señales, sin ninguna realidad

2) hay que evitar entender los símbolos como si fueran solo una realidad física, sin contenido espiritual. Lo veremos con un ejemplo. Vamos a comparer una fotografía y un abrazo como símbolos de amor.

La fotografía de las persona querida y el abrazo que se dan dos personas que se quieren son símbolos de amor. Pero el primero, la fotografía que me recuerda a esa persona en su ausencia es solamente un “símbolo recordatorio”, que es muy débil porque no va acompañado por la presencia de esa persona.

En cambio, el abrazo que se dan los que se quieren es un símbolo muy fuerte, que va acompañado de una realidad, porque en el abrazo están presentes realmente esas personas. Lo llamaremos “un símbolo sacramental”. Por eso decimos que Jesucristo está realmente presente en la Eucaristía.

No decimos que la eucaristía sea solamente un símbolo, no decimos que sea “nada más que un símbolo”, sino lo que decimos es que la eucaristía es “nada menos que todo un símbolo fuerte”, es decir, lo que se llama un símbolo sacramental.

Un símbolo sacramental es un signo que realiza lo que significa: la gracia y bendición que Dios nos da. Por eso se ha dicho desde antiguo en la iglesia que los sacramentos son signos visibles y eficaces de la gracia invisible, la comunican para unirnos con Dios dándonos su vida.

Ver más en: Alrededor de la Mesa. Orientaciones básicas para la primera comunión, Catholic Tokyo International Center, 2009, 44p. 300

LA MISA.

La Misa es la reunión de los cristianos el Domingo, Día del Señor, el día en que, reunidos en su nombre, celebramos que Jesús Resucitado vive para siempre y está presente entre nosotros

La misa se viene celebrando desde las primeras reuniones en comunidad de los discípulos de Jesús. Es la asamblea de los creyentes reunidos por el Espíritu de Jesús.

Esa reunión es la prolongación del cuerpo y la misión de Cristo. La misa hace memoria y a la vez hace presente la ofrenda de la vida de Jesús, recordando sus palabras en la Última Cena. Con razón se la llama”La Mesa o Cena del Señor”, “La Fracción del Pan”, la “Eucaristía” o “Acción de gracias”

EUCARISTÍA, ACCIÓN DE GRACIAS

Eucaristía es una palabra griega. Eu: Bueno Kharis: Gracia, gracias, agradecimiento.

La Eucaristía está relacionada con la misión que Jesús encarga a sus discípulos. El nombre de Missa nos recuerda la “misión”. Como el Padre le envió, así nos envía Jesucristo a nosotros.

Al final de la misa nos despiden con una bendición, lo mismo que al principio nos reciben con una bendición. Al principio de la misa es una bendición de acogida. Al final es una bendición de envío en misión. “Podéis ir en paz”, dice el celebrante. Con otras palabras: No os quedéis aquí, salid fuera, id al mundo, a construir la paz en la vida diaria, en la familia y en el trabajo. Somos enviados por Jesús como él es enviado por el Padre para que ayudemos a descubrir el Reino de Dios y a construirlo.

BENDICIÓN, ALABANZA Y GRATITUD

Bendecidos por el Señor, nos bendecimos mutuamente. Bendecir a Dios significa dar gracias y alabar a Dios. Dios nos bendice: nos da su amor, gracia y misericordia. En la Misa recibimos y agradecemos la bendición de Dios. Salimos de la misa enviados por Dios a la vida para vivir bendiciéndonos mutuamente unos a otros

https://youtu.be/6ADuJSV0bRI

Sacerdocio de fieles en tiempo de pandemia

RITO EUCARÍSTICO EN CASA DURANTE EL CONFINAMIENTO.

Antes de la comida, rezamos recordando la Ultima Cena de Jesús。Eucaristia familiar en comunion universal para tiempo de pandemia.

  (Colocamos sobre el mantel pan y vino y el crucifijo. Pan y vino, signos de vida cotidiana que se hacen signos sacramentales de presencia de gracia. El crucifijo, signo visible de fe que resume el misterio invisible

 Se puede proyectar en el televisor la misa del Papa en Roma u otra de las que son accesibles por internet: ver you tube.

 En la sección latinoamericana del Centro Internacional de la diócesis de Tokyo para la Pastoral de Migraciones hemos preparado el ritual siguiente para que puedan celebrar la Cena del Señor y Comunión espiritual en las casas durante el confinamiento. Ver para explicacion los dos posts anteriores en este mismo blog).

Slide1 (1)Corona virus y misa familiar

Lector: INICIO. CELEBREMOS LA CENA DEL SEÑOR.

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén

L: Que el Señor nos bendiga con su paz.

T: Él está en medio y dentro de nosotros

L: Ven, Espíritu de Vida, y entra en nuestros corazones

T: Haz que podamos gritar: Abba, Dios Padre y Madre, en Ti confío.

L: Que la bendición y la paz de nuestro Señor Jesucristo se derramen sobre el mundo entero.

T: Envía, Señor, tu Espíritu y renueva la tierra con tu Presencia.

L: CONFESIÓN.

Reconocemos ante  el Señor nuestra necesidad de sanación de cuerpo y alma;  necesitamos reconciliarnos con Dios y con el prójimo.

(Pausa para confesarse en silencio ante Dios y recibir su absolucion)

L: Reconozcamos también su misericordia, creyendo y confiando en el perdón. Señor, ten piedad

T: Cristo, ten piedad

L: El Señor todo misericordioso perdona nuestras culpas, sana nuestras heridas y nos guía por el camino hacia la vida verdadera.

T: Amén

L: OREMOS.

Dios Padre y Madre, Fuente de la Vida, que has querido hacerte para nosotros pan de vida, ven a bendecir nuestra vida, transfórmala en vida eterna para la salvación del mundo y haz que vivamos dándonos vida mutuamente. Por Jesucristo Nuestro Señor.

T: Amén

L: LECTURA DE CARTA APOSTÖLICA. (Corintios 11, 23-24)

 Lo mismo que recibí y que venía del Señor os lo transmití a vosotros: que el Señor Jesús, la noche en que iban a entregarlo, tomó un pan, dio gracias, lo partió y dijo: - Esto es mi cuerpo, esto es mi vida, que se entrega por vosotros. Haced lo mismo en memoria mía.

L: SALMO DE RESPUESTA A LA PALABRA. Entonamos juntos (o cantamos):

T: Donde hay caridad y amor, allí está Dios. Nos congregó en la unidad del Espíritu el amor de Cristo.

L: Del Evangelio según Juan

Hijos míos, ya me queda poco que estar con vosotros. ..Os doy un encargo nuevo: que os améis mutuamente, igual que yo os he amado, es decir, con el Espíritu de amor que derramaré sobre vosotros y os hará capaces de amar. En esto conocerá el mundo que sois mis discípulos: en que os tenéis amor entre vosotros...Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida...Dentro de poco, el mundo dejará de verme; vosotros, en cambio, me veréis, porque de la vida que yo tengo viviréis también vosotros. Aquel día comprobaréis que yo estoy identificado con el Padre, vosotros conmigo y yo con vosotros.

L: OFREZCAMOS LA VIDA COTIDIANA.

Recibe, Señor este pan y esta copa que representan nuestra vida diaria, sus penas y alegrías, éxitos y fracasos, salud y enfermedad, gratitud y sufrimientos, deseos y súplicas. Envía tu Espíritu, para que consagre y transforme esta ofrenda para que se convierta en vida de Cristo para nuestra salvación y la de todo el mundo.

T: Bendito seas por siempre, Señor

L: INVOQUEMOS AL ESPÍRITU PARA QUE TRANFORME TODA VIDA EN VIDA ETERNA.

 L: Ven, Espíritu de Vida, bendice y consagra estas ofrendas para que se conviertan en vida de Jesucristo y realicen su Presencia entre nosotros. Recordamos su Palabra creadora que nos dice: Esto es mi cuerpo, esto es mi vida para daros vida. Te damos gracias Señor, Vida de nuestra vida y creemos que Tú eres El Que Vive y está realmente Presente entre nosotros.

T: Anunciamos tu muerte, proclamamos tu Resurrección, ven Señor Jesús, ven en cada momento a nuestra vida.

L: ORACIÓN DE JESÚS Y BRINDIS DE COMUNIÓN

L: Decimos la oración que nos enseñó Jesús:

T: PADRE NUESTRO, QUE ESTÁS EN EL CIELO...

L: Señor, tú tiene palabras de vida eterna y eres pan de vida. Deseamos recibirte y que nos recibas dentro de ti.

T: Señor, no soy digno/a de que entre en mi casa, mas dí una sola palabra y bastará para sanarme

L: Brindamos con gratitud al recibir el cuerpo resucitado que nos une con la vida de Cristo.

T: Amén, amén. Creemos que asi es. Pedimos que así sea. Amén.

L: INTERCESIONES.

L: Te damos gracias, Señor, por el pan de tu palabra y la vida de tu pan. Te rogamos por la salud de toda vida y la convivencia en paz del mundo entero. Bendice nuestra cena y nuestra familia; envíanos a compartir el evangelio y darnos vida mutuamente. Ponemos ante Ti nuestras súplicas por la salvación de toda vida.

L: Por la paz entre todos los pueblos, por la salud de toda vida, por las víctimas vías y difuntas de la pandemia, por la convivencia solidaria de toda la humanidad, por la unión de las iglesias, por la liberación de todas las personas oprimidas, empobrecidas, excluidas o discriminadas, por las víctimas de odios, guerras y violencias, por las necesidades de nuestras familias y comunidades, por nuestros difuntos y en unión con ellos... Roguemos al Señor:

TTe rogamos, óyenos

L: Terminamos rezando el Ave María y Gloria.